16 agosto 2010

Caminos...

Centinela en San Fernando de Omoa, Cortés, Honduras

"Es difícil caminar así, verdad," me dijo el guardia en el estacionamiento, - pues si, es difícil, le contesté. Aunque para mí no es del todo cierto, pues la poca movilidad que tengo es suficiente para valerme por mi mismo. Claro, no es una cosa que digan: " !cómo es de independiente! qué bruto! pero ahí le vamos.

Es interesante pensar en la enfermedad, mismo que uno crea que la conoce, por lo menos vamos conociendo nuestro cuerpo. Mi hombro izquierdo me molesta cada vez más. No puedo levantar el brazo como para tocar el techo, la molestia es crónica pero espero que desaparezca.

Para dormir, me gusta hacerlo bien a la orilla de la cama para poder "tirar" mi brazo. Eso sí,me doy más vueltas que una salchicha pero logro conciliar el sueño sin mayores problemas. Siento descargas eléctricas y escalofríos en las piernas pero a medida que me consume el sueño se me quitan.

1 comentario:

  1. eso es horroroso, a mí me pasa lo mismo...

    ResponderEliminar