19 septiembre 2017

Relaciones

Instagram, Facebook, Twitter, se pueden limitar a un “like” o a un comentario cuanto mucho, estamos con las relaciones cercadas, hay una generación hecha con base a emoticones 😃. Las amistades se extendieron pero los temas se encogieron. Mantenemos charlas vacías mediante mensajes de texto. Evitamos una conexión más directa. Gana quien es el más indiferente.

No hacemos un esfuerzo para cultivar una amistad, celebramos el cumpleaños a todos pero a ninguno se le da un abrazo. No tenemos contacto visual. No se oyen las vibraciones acústicas. Queremos que nos ayuden, pero no ayudamos a nadie, solo leemos, queremos que nos alaben, pero solo vemos, no queremos relaciones.

Queremos vivir ilusiones y recompensas inexistentes. Queremos conectarnos con alguien solamente lo suficiente. No nos comprometemos, colocamos etiquetas en todo y en todos. Es fácil esconderse, o huir, o desaparecer, basta no estar al día.

La felicidad es una aplicación? Lo que nos gusta lo guardamos en una carpeta, lo que no, lo deletamos. No queremos abrirnos, mantenemos una portada, nos gusta la idea que alguien nos mire pero no más que eso. Queremos fingir que no tenemos sentimientos.

Regresaré, pero por mientras, veré mis redes sociales si hay algo interesante para darle like

08 mayo 2017

Fe

Respete más
Juzgue menos
Perdone más
Condene menos
Abrace más
Empuje menos
Haga más
Hable menos
Sea razón
Sea corazón
Sea mejor que ayer
Practique el bien
No se preocupe con la religión de nadie
Deje que cada uno crea en lo que quiera
Sea menos pre-conceptuoso
Sea más amor
Quien sabe así
Aumente su Fe


07 mayo 2017

La vida

Soy y seré siempre un aprendiz,
he aprendido que la tristeza
consiste en describir lo que nos hace falta,
enfocarse en lo que no tenemos.

Hay dolor, si, mucho dolor en la vida
solo cada uno sabe cuanto le afecta,
ahora bien, si traducimos ese dolor
vemos que cada uno de nosotros es un héroe,
por resistir, luchar y hasta vencer.

Al final, si tantas veces nos derriba la vida,
tantas veces nos levantamos,
cargamos muchas cosas en la cabeza,
sin embargo, la victoria es leve.

El peso se concentra en el sufrimiento,
no quiero ser adivino o algo así,
pero el dolor es capaz de transformar,
un perdedor en un campeón.




03 mayo 2017

Soledad

Vino un día y no salió de mi vida. 
Me abrazó y le tomé mucho cariño.
Le cuento mil historias, charlamos durante horas y nos despedimos, siempre pensando en el siguiente encuentro. 
No puedo imaginarme sin ella.
Su visita me alegra, no lo puedo negar, aunque me gustaría ver que se siente no volverla a encontrar, pero estoy viciado. 
Su presencia me hace falta a veces.
Ella siempre es la misma, honesta, sabia y lista.

Fuerza de voluntad

Vivir pensando en lo que nos hace falta,
Nos hace olvidar de ser felices por las cosas que conquistamos.

No todas las lágrimas son de dolor
Ni todas las sonrisas son de alegría
A veces, cuando se pierde, se gana,
Y cuando se gana, se pierde.

Los caminos que escogemos
están llenos de espinas, piedras, hoyos,
que nos atrasan, pero tenemos que continuar.

No hay placas avisando sobre las vueltas que tenemos que dar,
pero no hay que desanimar, por nada.

Tantas veces pensamos que es el fin,
la verdad es una oportunidad para un recomienzo.

La vida cobra un alto precio que no siempre podemos pagar.
No se trata de desistir.
Y si de resistir.

La esperanza nos hace seguir.
La fe nos hace pensar que todo saldrá bien,

No tengamos miedo del dolor,
Al final, la cruz más pesada,
Ya la cargaron.

29 enero 2017

El pasado

No puedo andar botando cosas y cambiarlas por un modelo más nuevo. 

No hace mucho tiempo, mi mujer y yo, cuidábamos de nuestros hijos enseñándoles a preservar las cosas. Ya crecieron, incluso mi hijo mayor está casado, pero ambos tienen mejores celulares que nosotros.

No digo que esto esté mal, lo que pasa es que me da pena botar las cosas. El iPod, el primer celular, mi máquina fotográfica, en fin, todo se volvió desechable. Antes, lo único desechable para mi eran los platos y los vasos de domingo, ahora parece que todo tiene una vida útil muy reducida.

Soy de una época en que las cosas buenas duraban un tiempo razonable, es más, había cosas para toda la vida. La herencia de objetos tenía un lugar importante en la vida, vajillas, relojes, hasta ropa, si hasta ropa se heredaba, un mar de objetos se podía pasar de padre a hijo, de hijo a nieto, y así por delante.

Actualmente, casi nada se repara, todo se cambia, todo se bota. Las cosas ya salen obsoletas. Todo se tira, todo se desecha y mientras tanto, producimos más y más basura. El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad.

Todos los desechos orgánicos iban a parar al gallinero. Lo que sobraba, los animales se lo comían o servía de abono. Es que no es fácil para una persona que educaron con el “guarde, alguna vez puede servir para algo”, pasarse al “compre y bote que ya hay un modelo nuevo”.

Me doy cuenta que mi cabeza no resiste a tanto cambio.

Ahora no sólo se puede cambiar el modelo del celular una vez por semana, sino que, además, se puede cambiar el número, la dirección de correo, la cuenta de Facebook, de Twitter y de Instagram.

Fui preparado para vivir con lo mismo toda la vida. Aprendí que se podía guardar todo. Absolutamente todo. Algún día las cosas podían servir de nuevo. Se guardaban hasta los dientes de nuestros bebes. Bueno, todavía tengo mi primer cacho de cabello, mis dibujos del kínder y hasta telegramas que se enviaron de cuando nací.

Creatividad era exprimir la vida útil de los encendedores desechables, de las hojas de afeitar y hasta de las baterías. Desechable era un término relativo.

Guardé el papel plateado de los chocolates y de los cigarros, coleccionaba de todo. Costaba mucho declarar la muerte de un objeto. Ahora, hasta la amistad es desechable, sin embargo, no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas.


No voy a mezclar los temas, no lo voy a hacer. No voy a decir que lo perenne se ha vuelto caduco. No voy a decir que a las personas que les falta alguna función se les discrimina. No voy a decir  que el pasado se tornó efímero, desechable. No lo voy hacer.

27 enero 2017

Privilegio

Quien tiene el privilegio de vivir, sabe que el tiempo es caprichoso. 

A veces, sus lecciones son tan repentinas que casi nos ahogan, otras veces, se depositan tan despacio como un gotero.

Delante de la avidez de nuestras preguntas, quien tiene el privilegio de vivir, aprende a ver con serenidad el torbellino de la vida: amores eternos se extinguen, urgencias se tranquilizan, pasos ágiles se transforman en ruedas.

Todo cambia, cambia la gente, cambia la familia, cambian los amigos, solo el tiempo permanece igual, siempre cambiando, esculpiendo rasgos en mi cuerpo y dejando marcas imborrables.

23 enero 2017

Lo que importa

"Meu trabalho não tem importância, nem a arquitetura tem importância pra mim. Para mim o importante é a vida, a gente se abraçar, conhecer as pessoas, haver solidariedade, pensar num mundo melhor, o resto é conversa fiada." 
Oscar Niemeyer

Lobo solitario

Me he dado cuenta que mi EM me ha ido confinando cada vez más. Socializar con amigos o familiares, se ha tornado una actividad digital. Confieso que hay una línea bien tenue entre sentirme autónomo y aislarme del mundo real.

Las comunicaciones ahora son vía texto, no es necesario oír o ver al interlocutor. Todos estamos sumergidos en el celular.  Cuando me refiero a todos, quiero decir todos los humanos, desde los más pequeños hasta los mayores, cada uno con su grupo, sus pares.

Este comportamiento, tiene sus ventajas y desventajas. Por un lado, hago cosas que me obligan a ser una persona independiente, pero por otro, las personas se pueden dar cuenta más rápido de las cosas que tú haces, sean buenas o malas.

La cortesía ha desaparecido, la cordialidad está agonizando y las buenas acciones se limitan a realizar tareas en tu casa. Ahora, Facebook, Instagram y Twitter son el palco para difundir estas actividades que, por cierto, se pueden usar tanto para alabar como para insultar a los demás, atrás de la cortina del anonimato.

Disfruto jugar dominó. Conversar sin saber el tema, reírme de todos, inclusive de mi mismo. Me cansa hablar de la EM. Cierto día, una persona que llamé para participar en alguna actividad de la EM me dijo muy sinceramente, “no quiero saber nada de personas con la enfermedad”, hasta ahora entiendo lo que quiso decir: respirar este padecimiento no es bueno.

La fatiga es algo que me afecta pero que ignoro. Descansar o dormir no la eliminan, la empeoran. El dolor no lo puedo esconder, no se lo digo a nadie, pero me limita mucho. Como evitarlo? No sé. Hay días que me siento lleno de vitalidad, otros que quiero hacer las cosas, pero no hago nada y momentos en que hacer algo me entretiene la mente y el cuerpo.

La computadora se ha tornado inseparable, al principio era solamente una herramienta de trabajo, ahora también es un medio de comunicación, tal vez por eso, sea el motivo de mi retomada del blog, desahogarme para sentirme mejor. Es algo inexplicable, el hecho de plasmar mis pensamientos hace con que disminuyan mis problemas. Un buen remedio que no tiene contra indicaciones.


Es muy probable que esté bien informado, que lea mucho, pero no es lo que deseo realmente. Escuche una definición de la vida que se aplica perfectamente a mi situación: hay que jugar con la mano que tienes. Tengo que hacer lo que esté a mi alcance, siempre hacer más de lo que se permite, empujar los límites que me detienen, cero conformismos.